lunes, 3 de noviembre de 2008

Tu mamá debe ser pastelera...

Confieso que el otro día mi novio me dijo "me calienta que seas inteligente" y me encantó... también se calienta con mi cuerpo, no se imaginen una pareja tocándose mientras se recitan frases en latín tampoco. Es cierto que alguna vez le taladré el cerebro con mi discurso de "no me gusta que me elogien por la belleza física porque es efímera" y que soy bastante retorcida y posiblemente tenga razón aquel chico que me dijo "tenés un defecto muy feo: no sabés aceptar cumplidos", por lo que es más que probable que haya querido evitar un discurso hinchapelotas un domingo a la mañana.
Anyway... todavía me acuerdo de la primera vez que alguien me dijo un piropo... tenía 12 años, cara de nena pero cuerpo de ya no tan nena y estaba en un balcón de un hotel de Brasil... un chico se asomó por la ventana de un colectivo que pasaba, me tiró un beso e hizo la mímica de un falso "te amo"... salí corriendo para adentro roja de vergüenza. Sigo teniendo una actitud similar a pesar del paso de los años y hago cosas bastante ridículas con tal de no escuchar frases del tipo "¡Qué buenas tetas, mi amor!" o esquivar esos suspiros en el cuello de tipos que no conozco o los que te dicen "permiso" en el tren/ subte/ colectivo mientras te agarran de los hombros y vos descubrís que tu pelvis es más flexible que la de Sandro en sus buenos tiempos... por suerte existen los auriculares para tapar las guarradas y la danza clásica que me ha convertido en una experta esquiva-bultos.

Rosal- "Bombón"

D.

3 comentarios:

[El Marqués de Carabas] dijo...

Mamasa

con ese culo

para qué te maquillás

Lima Limón dijo...

Es muy tierna la canciónnnn! me dieron ganas de comer un bon o bon.. lo que hace el marketing, eh!!!

L.

lolo dijo...

y bueh... yo tampoco sé aceptar cumplidos. Lo cual no me representa ningún problema, porque no los recibo casi jajaja.

Quiero tener más belleza de la efímera. Para la otra tengo el resto de la vida.